Confeción de FE
CONFESION DE FE LA BIBLIA DICE
(REVISADA)

CONFESION DE FE
LA BIBLIA:

Principio básico:

Creemos que la Biblia, integrada de sus 66 libros del Antiguo y del Nuevo Testamento es inspirada verbalmente por Dios, esta carente de errores en sus escritos originales y es la, suprema y final autoridad en materia de fe y conducta (2ª Timoteo 3:16,17; 2ª Pedro 1:21).

Según la revisión:

Creemos que la Biblia, integrada de sus 66 libros del Antiguo y del Nuevo Testamento, es la revelación de Dios a los hombres, verbal y completamente inspirada por Él, suficiente para el conocimiento de Dios y contiene lo necesario para que los hombres conozcan su voluntad y su bienestar eterno, es infalible e inerrante, tal como fue dada en el original y, es la suprema y final autoridad para la fe y conducta de todo cristiano.

Comentario:

El principio doctrinal de LA BIBLIA DICE con relación a la Palabra de Dios establece algunos puntos principales.

Primeramente establece que el "canon" de la Escritura comprende los 66 escritos que constan en la Biblia protestante, excluyendo los 15 escritos llamados apócrifos del Antiguo Testamento y que es reconocido solo por algunos. En vista que, las Sagradas Escrituras no define sus propios limites, se ha determinado por el estudio histórico y por las evidencias internas que los libros apócrifos son de inferior calidad.

En segundo lugar establece que la Biblia es la revelación venida de Dios. Ella nos revela y descubre lo que previamente era desconocido para los hombres. La revelación que Dios ha hecho de sí mismo y de su voluntad ha ocurrido en la historia, especialmente en la historia de Israel, pero de una forma suprema en la persona de Jesucristo. La historia escrita de estos eventos y su significado están contenidas en los 66 libros de la Biblia.

El tercer principio importante es que la Biblia es verbal y completamente inspirada por Dios. Los escritos que integran la Biblia dicen que han sido "inspirados por Dios" (2ª Timoteo 3:16). Así pues, aunque cada escrito tiene un hombre como autor, el autor de cada escrito es en ultimo termino Dios mismo, pues Él es la fuente suprema (2ª Pedro 1:21). Dios es el autor de cada palabra de la escritura (1ª Corintios 2:13) y de cada uno de los libros (2ª Timoteo 3:16-17). Esto no significa que cada parte es de igual valor e importancia, sino que cada una tiene a Dios como su autor y es lo que Dios desea revelar a los hombres.

El cuarto principio es que la Biblia es una revelación suficiente de Dios y de su voluntad a los hombres. Obviamente, esto no quiere decir que Dios revele a los hombres hasta las ultimas cosas sobre Dios o el universo (cf. Deuteronomio 29:29). Pero si nos revela todo lo que loa hombres debemos conocer acerca de nuestro bienestar eterno (2ª Timoteo 3:15). Así pues, no necesitamos de mas revelación hasta que Cristo venga otra vez.

El quinto principio establece que la Biblia as infalible e inerrante. Esto quiere decir que habla la verdad en todo lo que afirma y no tiene error alguno. Aun cuando ambas palabras, infalible e inerrante, virtualmente tienen el mismo significado, sin embargo, como hay personas que aseguran que la Biblia solo contiene la verdad en aspectos de fe y moral, pero que puede contener errores en materia de ciencia e historia, es por esto que conviene usar ambas palabras, aclarando nuestra convicción de que la Biblia es la verdad absoluta, libre de cualquier error en los detalles donde se refiere a la ciencia y la historia. Aquello que algunos han señalado como supuestos errores, nosotros preferimos llamar dificultades, sabiendo que la misma ciencia se encarga de resolver estas dificultades. Nos animamos a afirmar en esta forma porque la luz de investigaciones arqueológicas y de otras ciencias ya han confirmado y dado razón a la Biblia sobre supuestos errores que según algunos hombres, contenía la Biblia.

El sexto principio establece la Biblia esta libre de errores en sus manuscritos originales. Un estudio comparativo de los antiguos manuscritos de las Escrituras muestra que los errores de los copistas son relativamente mínimos y no se han podido filtrar en la transmisión de ellas a través de las edades. La ciencia de la critica textual ha sido capaz de detectar virtualmente todos los errores y reconstruir al presente el texto original, idéntico a lo que originalmente fue escrito. Ninguna verdad doctrinal ha sido cuestionada por causa de los errores de los copistas.

De esta convicción sobre las Escrituras, colegimos que ella es la autoridad suprema, pues es la verdadera Palabra de Dios. Esta autoridad o derecho a mandar y exigir obediencia, esta sobre cualquier tradición humana u opinión en lo que se refiere a la fe cristiana y a la practica. Las autoridades humanas son útiles y provechosas, pero las Escrituras examinan y juzgan a todos los hombres, porque solamente ellas son inspiradas por Dios en el sentido absoluto. Esta autoridad se extiende no solamente a lo que los hombres deben creer como verdad cristiana, sino también a como deben vivir los hombres para agradar a Dios.

El entendimiento de las verdades bíblicas se hace posible a través de la iluminación del Espíritu Santo otorgada a aquellos que se comprometen a obedecerle según el significado normal y literal de las Escrituras. Es posible interpretar la Biblia en su significado correcto aplicando las leyes normales sobre lenguaje y lógica, en dependencia de la ayuda sobrenatural del Espíritu Santo.


 
Suscríbete a Nuestro Boletín Bíblico
Copyright © 2007"La Biblia Dice..."
Casilla Postal 1708 - 8208
Teléfonos: 593 2 2475564 - 593 2 2472292
Quito - Ecuador
labiblia@labibliadice.org