p_radio.php
Programas Emisoras
Programa del23 de Agosto del 2014

 
programa-08-23-2014.htm

LA BIBLIA DICE…

CONSULTORIO BÍBLICO

Programa No. 08-23-2014

DA Introducción

CORTINA---------------------------------------

PL A través del correo electrónico se ha comunicado con nosotros un amigo oyente de Perú, quien luego de agradecernos por nuestra programación hace la siguiente consulta: ¿Qué tipo de música cristiana debemos oír? Actualmente existen muchos géneros musicales, pero algunos creyentes dicen que algunos de esos géneros musicales son malos, pero otros creyentes dicen que no son malos. Me gustaría específicamente saber su opinión sobre el rock cristiano.
DL Es motivo de mucho gozo saludarle amable oyente. Al hablar acerca de la música cristiana, estamos tocando un tema en extremo controversial. Pero ¿Qué entendemos o qué queremos decir cuando hablamos de música cristiana? Respetando otras opiniones, para mí, la música cristiana es aquella que cumple con al menos los siguientes requisitos: Primero, es una música que glorifica a Dios. La expresión: Glorificar a Dios, significa exaltar una o más virtudes de la persona de Dios o de la obra de Dios, o de la palabra de Dios o del pueblo de Dios. Note lo que dice 1 Corintios 10:31  Si,  pues,  coméis o bebéis,  o hacéis otra cosa,  hacedlo todo para la gloria de Dios.
La música cristiana debe glorificar a Dios tal como todas las demás cosas que hace el creyente. Si la letra de una canción no exalta en absoluto alguna o algunas virtudes de la persona de Dios, o de la obra de Dios, o de la palabra de Dios, o del pueblo de Dios, no se puede hablar de que es música cristiana. Pero ¿qué es lo que debe declarar la letra de la música cristiana? En segundo lugar, la música cristiana debe ser doctrinalmente sana, fundamentada en lo que Dios dice en su palabra. Los creyentes no deberían cantar cualquier cosa sólo porque suena bonito al oído o se adapta al ritmo de la música, aunque sean herejías. Debemos pensar bien en lo que cantamos, para desechar cualquier cosa que sea contraria a la Biblia. Existe, por ejemplo, una canción cortita que expresa un pedido para que el Señor no se vaya del corazón de una persona. ¿Es esto posible a la luz de la Biblia? Por supuesto que no. El Señor jamás se puede ir del corazón, o de la totalidad del ser, de alguien en quien ya ha entrado. Es un ejemplo de una canción que no declara lo que dice la Biblia. Así por el estilo, existe una cantidad de canciones cristianas que cuando se analiza su letra a la luz de lo que dice la Biblia, se halla que no son bíblicas. Por un buen tiempo en el pasado, en el cristianismo, se cantaba solamente salmos o porciones de la Biblia, y de esta manera se aseguraba que las canciones sean bíblicas. No es necesariamente malo cantar himnos con letras compuestas por algún ser humano, pero debemos asegurarnos que estas composiciones no contradigan algo expresamente declarado en la Biblia. En tercer lugar, la música cristiana debe incentivar el fortalecimiento o crecimiento espiritual de los creyentes. Note lo que dice 1 Corintios 10:23. Todo me es lícito,  pero no todo conviene;  todo me es lícito,  pero no todo edifica.
Edificar comunica la idea de construir. La música cristiana debe contribuir a fortalecer el carácter cristiano, no a deteriorarlo, no a estimular al creyente a adoptar el carácter del mundo. En cuarto lugar, la música cristiana debe tener un ritmo que en lugar de estimular el movimiento del cuerpo debe estimular el espíritu para adorar a Dios. La música que usa el mundo para agasajarse a sí mismo echa mano de un ritmo que estimula el movimiento del cuerpo porque está para eso, es una música para el baile, para la diversión. Pero la música cristiana debería enfocarse no en hacer sacudir el cuerpo sino en estimular el espíritu de la persona para adorar a Dios. ¿Cómo puede ser que se diga que determinado concierto es para adorar a Dios cuando el escenario, la iluminación, el vestuario de los músicos, los gestos y ademanes de los músicos, la música en sí misma, a las claras comunica un mensaje que todo lo que hacen es para agradarse a ellos mismos o a los asistentes, mas no a Dios? En quinto lugar, la música cristiana no debe ser motivo para el enriquecimiento de sus compositores o ejecutores. La Biblia exhorta clara y frontalmente a los líderes de las iglesias a no usar su posición de líderes para el enriquecimiento, ¿por qué entonces no se dice nada del enriquecimiento de los que, entre comillas, están sirviendo al Señor, por medio de cantar o tocar instrumentos musicales? En sexto lugar, la música cristiana no debe ser utilizada para promover o hacer famosos a los ejecutantes. Es triste cuando los cantantes de música cristiana o los compositores de música cristiana se creen poco menos que semi-dioses gracias a los talentos que Dios les ha dado. Son tan exclusivos que inclusive cobran dinero a la gente que quiere ir a verlos ejecutar su música. ¿Es esto algo que agrada a Dios y trae gloria a su nombre? ¿Acaso el Señor Jesucristo no dijo, según Mateo 10:8: De gracia recibisteis, dad de gracia? No estoy afirmando que está mal que un siervo del Señor, en cualquier área de servicio, sea digno de un salario, pero de esto a codearse con la fama y con la opulencia que resulta de servir al Señor, existe una distancia astronómica. En séptimo y último lugar, la música cristiana no debería ser motivo de tropiezo para ningún creyente. 1 Corintios 8:9 dice: Pero mirad que esta libertad vuestra no venga a ser tropezadero para los débiles.
Este texto tiene que ver con la conducta de un creyente maduro en cuanto a las cosas que podrían ofender a un creyente débil. Pablo dice que no se debe hacer nada que pueda ofender o ser piedra de tropiezo para otro creyente. Gran parte de la música cristiana contemporánea ofende muchísimo a algunos creyentes. El hecho que un creyente persista en esto, sin tener consideración a otros creyentes es pecado. Estos en esencia son los principios que yo uso para escoger la música que escucho o canto con la congregación en la iglesia. Dentro de esto, no tiene cabida el género musical conocido como rock. Puede ser que la letra sea muy bíblica, pero el problema con este género musical no necesariamente es la letra, sino la música. Hablando de la música rock, el autor Bob Larson, en el libro titulado: Su hijo y el Rock, dice lo siguiente: Un modelo de ritmo palpitante, incesantemente ejecutado, no es de por sí depravado, pero cuando se extiende por un prolongado periodo de tiempo y a muy alto volumen, puede ser hipnótico en conciertos en vivo. Como cualquier ataque repetido sobre el aparato neurosensorial puede interrumpir los procesos de conciencia mental. Esta es la misma técnica usada en las disciplinas orientales de meditación, como Meditación Trascendental. El resultado es una elevada susceptibilidad para imágenes y mensajes. Las audiencias de rock pueden ser casi hipnotizadas por los intérpretes; y si estos están transmitiendo imágenes tales como “El sexo es todo” o “Abajo la autoridad” o “La vida importa poco” los niños y jóvenes pueden ser severamente afectados. Hasta aquí lo que afirma este autor. Yo añadiría que al menos en lo que a mí respecta, no me parece que a Dios le agrade que se le alabe con un estilo de música que el mundo usa para exaltar libertinaje moral, uso de drogas y rebelión abierta.

CORTINA---------------------------------------

PL La segunda consulta para hoy es de un amigo oyente de Ecuador. Nos pregunta si es correcto que en una iglesia se llame pastora a la esposa de un pastor y que ejerza ese oficio cuando su esposo está ausente.
DL Gracias por su consulta amable oyente. Bueno, el oficio de pastor se aplica exclusivamente a quien ha sido reconocido como tal. Así como la esposa del presidente de un país no es automáticamente la presidenta de ese país cuando el presidente está ausente, de igual manera la esposa de un pastor no es automáticamente la pastora cuando el pastor está ausente. Yo soy uno de los ancianos o pastores en la iglesia local donde me congrego y cuando por desconocimiento uno de los hermanos o hermanas de la congregación llama a mi esposa pastora, ella está presta para, de una forma muy amable y cariñosa señalar que ella no es pastora. Ni siquiera pensar que mi esposa pretenda ejercer el oficio de pastor o anciano en la iglesia local cuando yo estoy ausente. Gracias a Dios, en la iglesia local donde yo me congrego tenemos dos ancianos o pastores, de modo que cuando uno de nosotros está ausente siempre queda el otro con el oficio de pastor o anciano. Pero si ambos estamos ausentes, ni mi esposa ni la esposa del otro anciano o pastor asumen el oficio de pastora o anciana. Estos oficios no aparecen en la Biblia. No está por demás referirme a la práctica de algunas iglesias de reconocer a mujeres como pastor o anciano. Respetando como el que más a los que apoyan esta práctica, hasta donde yo conozco las Escrituras, no encuentro razones para que una mujer ocupe el oficio de pastor o anciano en una iglesia local. Al reflexionar sobre esto, siempre viene a mi mente el pasaje bíblico en 1 Timoteo 2:9-14 donde dice: La mujer aprenda en silencio,  con toda sujeción.
1Ti 2:12  Porque no permito a la mujer enseñar,  ni ejercer dominio sobre el hombre,  sino estar en silencio.
1Ti 2:13  Porque Adán fue formado primero,  después Eva;
1Ti 2:14  y Adán no fue engañado,  sino que la mujer,  siendo engañada,  incurrió en transgresión.
No se trata de que la mujer no sea capaz de ejercer el oficio de pastor o anciano o que la mujer sea menos que el hombre, simplemente se trata de que Dios en su palabra ha dicho: No permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.

CORTINA---------------------------------------

PL

Suscríbete a Nuestro Boletín Bíblico
Copyright © 2007"La Biblia Dice..."
Casilla Postal 1708 - 8208
Teléfonos: 593 2 2475564 - 593 2 2472292
Quito - Ecuador
labiblia@labibliadice.org