Devocionales
Año Mes    Día    
Buscar

Imprimir  Enviar a un Amigo

“Tú, Señor, mantienes mi lámpara encendida; tú, Dios mío, iluminas mis tinieblas. Es Él quien me arma de valor y endereza mi camino; ¡El Señor vive! ¡Alabada sea mi roca! ¡Exaltado sea Dios mi Salvador! Por eso, Señor, te alabo entre las naciones y canto con alegría a tu nombre”. Salmo 18

La rutina de lo cotidiano es un enemigo sumamente peligroso. El activismo en el que el hombre y la mujer posmoderno se encuentran sumergidos obliga, en muchos casos, a estereotipar la agenda y acabamos como seres autómatas y viviendo de memoria.  Si contemplamos el relato de la creación del Génesis el concepto de “rutina” no encuentra cabida. Cada día un nuevo despliegue de poder sobrenatural, cada día una exhibición de colores, de vida, de luces, de sonidos nuevos. ¿Aburrido?... Para nada. Dios se divertía creando este variado universo multicolor. Cuando Dios se hizo hombre en la persona de Jesús y caminó nuestros caminos no solamente vivió una vida de aventuras sino que desafió a sus seguidores a vivir de la misma manera. La propuesta de una vida de fe no es otra cosa que una aventura loca para muchos. Para aquel que sostiene su natural forma de vivir le es una demencia y  no puede entender el desafío de la fe; pero para el espiritual, seguir a Jesús es emocionante, divertido y sobrenatural. Los doce discípulos de Jesús hicieron muchas cosas caminando al lado de su Maestro, pero lo que menos hicieron fue aburrirse. Cada día un nuevo milagro, cada viaje en barca una emoción nueva, cada sermón, enseñanzas revolucionarias. Nosotros somos los que mostramos un cristianismo aburrido, cultos chatos, sermones diluidos, prédicas insípidas. El evangelismo explosivo de décadas pasadas se ha transformado en un evangelismo  con la pólvora mojada. La alabanza sonora, alegre y variada de los salmos ha llegado a transformarse en cantos al estilo gregoriano que nada edifican. Dios es alegre y busca adoradores que le adoren en espíritu alegre. Vivir con Jesús es vivir de milagro en milagro, de desafío de fe en desafío de fe nuevo, de aventuras de su mano, aunque para el mundo parezca una paranoia. No te confundas. Los aburridos son los otros, que necesitan cada fin de semana anestesiar su amargura con ruido, luces y alcohol. Nosotros no, estamos bien. Sí, con Dios estamos bien.

Por: Pablo Martini
www.reflexionesparaelalma.org
reflexionesparaelalma@labibliadice.org

Suscríbete a Nuestro Boletín Bíblico
Copyright © 2007"La Biblia Dice..."
Casilla Postal 1708 - 8208
Teléfonos: 593 2 2475564 - 593 2 2472292
Quito - Ecuador
labiblia@labibliadice.org