Devocionales
Año Mes    Día    
Buscar

Imprimir  Enviar a un Amigo

“... sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.”  Colosenses 3:24

Una noche tormentosa, un hombre mayor y su esposa, entraron en la sala de recepciones de un lujoso hotel en Filadelfia en busca de posada. Con gran pena, el recepcionista les dijo: “Amigos, se están celebrando tres convenciones conjuntas en la ciudad. No hay habitaciones disponibles en mi hotel ni en ningún otro de Filadelfia.” La lluvia caía torrencial y la situación de esta pareja de ancianos era preocupante. “Pero, si ustedes no se ofenden, yo les podría ofrecer mi propia habitación mientras acabo mi trabajo aquí durante la noche”, fue la inesperada propuesta del recepcionista. Aunque la pareja se negó al principio, finalmente accedieron y durmieron plácidamente aquella noche mientras el hombre se quedó en la oficina.
A la mañana siguiente, mientras cancelaba el importe, el anciano de figura distinguida le dijo: “Usted es la clase de hombre que necesito cuando construya mi propio hotel. Lo llamaré”, y se marchó. A los dos años, este humilde trabajador, recibió una carta de aquel hombre donde le recordaba la anécdota y le invitaba a pasear por Nueva York con pasaje pago. No quiso desperdiciar la oportunidad de conocer la gran ciudad y concurrió a la cita. En esta oportunidad, el hombre le llevó a la Quinta Avenida y la Calle 34 y señaló con el dedo un imponente edificio de piedra rojiza y le dijo: “Mi nombre es William Waldorf Astor, he construido este hotel y quiero que usted sea el gerente general. Este es el hotel que he construido para usted.” Así fue como George C. Bodlt, fue el administrador del Waldorf Astoria Original, el primero.
Así es la vida, siembras hoy para cosechar mañana, es una cuestión de fe. La Biblia habla mucho de esta premisa. Tu vida ahora es el resultado de tus actitudes y decisiones de ayer. Tu vida mañana será el resultado de lo que estés haciendo en este momento. Dice el apóstol Pablo: “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres” Colosenses 3:23

Por: Pablo Martini
www.reflexionesparaelalma.org
reflexionesparaelalma@labibliadice.org

Suscríbete a Nuestro Boletín Bíblico
Copyright © 2007"La Biblia Dice..."
Casilla Postal 1708 - 8208
Teléfonos: 593 2 2475564 - 593 2 2472292
Quito - Ecuador
labiblia@labibliadice.org