Devocionales
Año Mes    Día    
Buscar

Imprimir  Enviar a un Amigo

“No os canséis de hacer el bien porque a su tiempo segaremos si no desmayamos”. Gálatas 6:9
El último largometraje infantil de producción argentina: “Metegol”, narra la historia de un joven y su humilde pueblo en competencia desleal con otro personaje que le desafía a un partido de football final donde está en juego, nada más ni nada menos, que la posesión del pueblo mismo. La tensión del último minuto del partido se hace manifiesta cuando el gol de la victoria se aproxima. Los crueles desafiantes empujan el balón hasta la  meta. El balón rueda hasta llegar a la misma línea del arco, el audio de la película queda en silencio, los malos están por ganar el partido. Se supone que algo va a suceder, pues en la mayoría de las películas el malo siempre pierde y el bueno, aunque sea en el último segundo, es el que gana. Sí, pero esta no es una de esas aburridas películas convencionales que uno ya sabe que, de alguna manera, los malos serán derrotados. No. La pelota sigue rodando y lentamente traspasa la línea, el gol es convertido y el marcador final acusa dos tantos para el equipo de nuestro humilde protagonista y tres para los desafiantes que se quedan con el pueblo. Todo el estadio explota en una lluvia de aplausos, pero para sorpresa aplauden al equipo perdedor. Un grupo de doce “rejuntados” que logaron hacerle frente con orgullo y valentía a su oponente. ¿La lección? No siempre lo importante es salir primero, ganar, recibir aplausos y medallas. Esos son triunfos, pero tal vez no sean logros. En cambio puede haber logros importantes sin que  nadie aplauda, sin medallas ni fotos, ni palmadas en la espalda. Son metas alcanzadas en el anonimato pero que tienen implicaciones eternas. La mamá que lava por enésima vez los platos de su casa. El hombre que lleva cada día durante 30 años el pan a su mesa. El pastor que lidera una humilde congregación de 30 fieles en un desolado pueblito… Las medallas vendrán, tenlo por cierto, también las coronas. Allá, lejos, en el cielo, falta poco. No te desanimes que aunque otros hagan los goles los vencedores siempre seremos nosotros.

Por: Pablo Martini
www.reflexionesparaelalma.org
reflexionesparaelalma@labibliadice.org

Suscríbete a Nuestro Boletín Bíblico
Copyright © 2007"La Biblia Dice..."
Casilla Postal 1708 - 8208
Teléfonos: 593 2 2475564 - 593 2 2472292
Quito - Ecuador
labiblia@labibliadice.org