Devocionales
Año Mes    Día    
Buscar

Imprimir  Enviar a un Amigo

Romanos 8:37 “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por Aquel que nos amó.”

¡Asegure su casa! ¡Asegure su auto! ¡Asegure sus bienes!, y  ya que está pague también un buen seguro de vida. Cada vez más, las personas sufren de más miedos y temores. El miedo siempre implica una amenaza que se vive como tal, por no contar con los recursos necesarios para enfrentarla y por ende, lo que sentimos es angustia. Cuando el miedo sirve como alerta ante un peligro posible, es valioso pero cuando nos paraliza  sin entender a qué le tememos realmente, termina siendo una emoción muy negativa que nos hace sentir débiles y vencidos. El miedo suele ser una de las causas por las que no iniciamos algún proyecto o no disfrutamos de una relación. ¿Qué nos asusta realmente? No siempre es tan tangible como creemos que debería ser. ¿Por que? Porque el miedo surge ante lo nuevo que desconozco y no estoy instrumentado para responder. La vida nos pone en escenarios de cambios constantes y nada es tan seguro como lo deseamos o imaginamos. Podríamos pensar ejemplos tales como el desempleo, una mudanza, un hijo que se va, una compañía que pierdo, un problema en la salud, una amistad que se rompe y tantas otras cosas que son vividas con miedo por desconocerlas. También hay ciertos estados a los que les tememos casi sin entender porqué: “La soledad, el fracaso, el ridículo,  la discriminación”. Siempre lo nuevo conlleva angustia e inseguridad. Tener miedo no es de cobardes. Los valientes también sienten el miedo, pero la diferencia es que no se paralizan y avanzan igual. Si ese avance es confiando en ti mismo, eso es imprudencia. Si ese avance es confiando en Dios se llama fe. Fe en Dios y en su amor. Antes de dejar nuestro mundo Jesús dijo: “En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, Yo he vencido al mundo.” ¿Vives acosado por los miedos? Refúgiate en su amor y estarás a salvo por la eternidad. Porque Él dijo: “De los valientes es el reino de los cielos”

Por: Pablo Martini
www.reflexionesparaelalma.org
reflexionesparaelalma@labibliadice.org

Suscríbete a Nuestro Boletín Bíblico
Copyright © 2007"La Biblia Dice..."
Casilla Postal 1708 - 8208
Teléfonos: 593 2 2475564 - 593 2 2472292
Quito - Ecuador
labiblia@labibliadice.org